Junio… solsticio, color, vida… Este mes nos toca equiparnos “de regalo” con dos productos imprescindibles y que no les damos la importancia que se merecen, la leche limpiadora y un tónico adecuado. Dos pasos imprescindibles a realizar todos los días:

1. La leche limpiadora. Es producto diseñado para que no penetre en la piel. Debemos aplicar la cantidad suficiente, sin miedo a pasarse, por cara y cuello dando un pequeño masaje con la punta de los dedos; eliminaremos con abundante agua.
2. El tónico. Imprescindible utilizar el adecuado para nuestro cutis. Sus beneficios son restablecer el PH, eliminar el exceso de cebo, cerrar poros, revitalizar y calmar la piel, preparando así la piel para una mejor absorción al tratamiento posterior.
En el mercado encontraremos diferentes tipos:
– Hidratante: Pieles secas, aportando un extra de hidratación. Ingredientes como: extracto de almendra dulce y ácido hialurónico.
– Calmante: Pieles sensibles y tendencia a rojeces. Ingredientes como: agua termal, aloe vera y hamamelis.
– Astringente: Pieles grasas o con tendencia acneica, ya que ayuda a cerrar los poros. Ingredientes como: limón, mentol y ácido salicílico.
– Revitalizante: Pieles maduras. Ilumina y combate el daño por los radicales libres*. Ingredientes como: té verde, granada y vitamina C.

Después de aplicar estos dos productos, la piel ya goza de las condiciones óptimas para absorber principios activos que encontramos en cremas, sueros, mascarillas, etc. Pero ¡ojo!, deberemos dejar respirar la piel al natural un poco antes de aplicar cualquier producto. ¡VISÍTANOS! y equípate con todo lo necesario.

*Un radical libre es una molécula que se produce cada día en nuestro organismo como resultado de las reacciones biológicas que se producen en las células. La vida biológica media de un radical libre es de microsegundos, pero tiene la capacidad de reaccionar con todo lo que esté a su alrededor provocando el daño celular.