La importancia de una buena limpieza facial para nuestro rostro es vital para no ir perdiendo luminosidad y uniformidad en el tono de piel según envejece, para ello es muy importante adquirir una RUTINA DIARIA en nuestra limpieza de cutis.
1.– Desmaquíllate.
2.– Limpia tu piel en profundidad.
Procura descongestionar tus poros al menos una vez al mes, pero intenta purificar tu piel con algún producto «extra». El acné, las manchas, las arrugas, también se pueden reducir con una sustancia maravillosa, el ácido glicólico.
3.– Hidrátala según tu piel y la zona.
Recuerda, una rutina diaria, junto a un aporte con tratamientos, lucirás un rostro limpio y luminoso.
Te esperamos. Pide tu cita ¡ya!.